EL OZONO

El Ozono es un gas de color azul pálido, inestable a temperatura ambiente y caracterizado por un olor picante, que está presente en nuestra atmósfera. Presenta un alto poder oxidante que lo hace  más potente que el cloro como desinfectante permitiendo, por oxidación la destrucción de microorganismos biológicos tales como bacterias, virus – coronavirus, hongos, esporas, etc.y la eliminación de olores.

El Ozono es un elemento natural reconocido, para tratamientos de desinfección de ambientes, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual recomienda concentraciones máximas de 0,05 ppm (0,12 mg./m3) para exposiciones de unas 8 horas de forma continuada. El reconocimiento por parte de este organismo médico internacional nos permite tener una entera seguridad en su uso y beneficios.

El Ozono ataca a los microorganismos responsables de infecciones o contaminaciones además de conseguir un ambiente cargado de iones negativos, muy beneficiosos para la salud.

¿Cómo realiza esa función de destrucción? El Ozono se “adhiere” al ADN o ARN de las células destruyendolo, impidiendo la mitosis o división celular y evitando así su reproducción y consiguiente propagación.

Las bacterias, virus – coronavirus, hongos, protozoos y en general cualquier otro agente patógeno microbiológico, no pueden sobrevivir ante presencias muy elevadas de oxígeno por lo que ante un gas como el ozono, compuesto por tres átomos de oxigeno, es imposible su proliferación.

No sólo destruye los agentes microbiológicos sino que además éstos no son capaces de generar respuesta inmunitaria frente a su acción oxidante por lo que la desinfección es total.

El Ozono es un potente descontaminante y desodorizante además de un gran Virucida, Bactericida, Fungicida y Esporicida.

En el AIRE

El ozono es utilizado para diferentes tipos de tratamientos:

1º Efecto DESCONTAMINANTE:

Elimina de forma rápida y eficaz los compuestos químicos volátiles (COV´s) o depositados sobre superficies tan perjudiciales para la salud generados tras siniestros de incendio, vertido de hidrocarburos o ambientes contaminantes.

2° Efecto DESODORIZANTE (eliminación de olores):

El Ozono es uno de los mejores desodorizantes naturales que se conocen. Posee la particularidad de destruir los malos olores atacando directamente sobre la causa que los provoca. Destruye el olor, no lo enmascara.

El Ozono, por oxidación, destruye los componentes volátiles orgánicos e inorgánicos causantes del olor.

3° Efecto DESINFECTANTE:

Mediante la aplicación de tratamientos de ozono se pueden eliminar los microorganismos existentes en un ambiente determinado. Es uno de los agentes microbicidas más rápido y eficaz que se conoce.

El ozono actúa contra:

Bacterias (efecto bactericida)
Virus (efecto virucida)
Hongos (efecto fungicida)
Esporas (efecto esporicida)

El Ozono es un gas inestable que se descompone rápidamente (+/- 30 mins.) lo que obliga a su generación in situ no siendo posible su almacenamiento.

En el AGUA

Desinfectante: El Ozono en agua posee un fuerte poder desinfectante. Frente al cloro, el Ozono actúa en la desinfección de 600 a 3000 veces más rápido sin generar subproductos.

Presenta las siguientes ventajas:

  • Elimina el color causado por el hierro, manganeso o materia carbonosa, los olores y sabores debidos a la existencia de materia orgánica.
  • Reduce la turbiedad. Puede eliminar detergentes y sustancias tensoactivas no biodegradables.
  • El ozono es un poderoso desinfectante. Mata bacterias patógenas, inactiva virus y microorganismos no sensibles a la desinfección con cloro.

Mediante el tratamiento con ozono conseguimos en el agua:

  • Degradación de sustancias orgánicas.
  • Desinfección.
  • Inactivación de virus.
  • Mejora del sabor y olor.
  • Eliminación de colores extraños.
  • Eliminación de sales de hierro y manganeso.
  • Floculación de materias en suspensión.
  • Eliminación de sustancias tóxicas.
  • Desestabilización de materias coloidales.